Un proyecto de ley propone un impuesto de 100 dólares para la masturbación masculina en Texas

0
334

 

Masturbarse es un atentando contra la “santidad de la vida, un acto contra los niños por nacer” esto lo dijo la legisladora demócrata Jessica Farrar.

Cuáles son sus argumentos?

La legisladora texana por el partido demócrata Jessica Farrar presentó un proyecto de ley para que el estado sureño imponga un impuesto de 100 dólares a los hombres cada vez que se masturben. El proyecto, además, impone un período de 24 horas de espera cada vez que un hombre solicite un turno para una colonoscopía o una vasectomía o si busca comprar viagra.

Aunque sabe que su proyecto no será aprobado, Farrar, con una larga trayectoria como militante de los derechos de la mujer, logró el objetivo que buscaba: llamar la atención de los legisladores hombres y despertar el debate público al exponer algún tipo de equivalencia masculina para los problemas que sufren las mujeres en uno de los estados más restrictivos respecto del aborto de los Estados Unidos y que pone más trabas para acceder a productos y tratamientos para la mujer.

Jessica Farrar, legisladora demócrata de Texas

“Miremos lo que Texas le ha hecho a las mujeres”, dijo Ferrar a la CNN. “¿Qué pasaría si los hombres soportasen los mismo procedimientos invasivos?”.

En su irónico proyecto de ley, Ferrar argumenta que es necesario penalizar la masturbación, porque ese comportamiento es un atentando contra la “santidad de la vida, un acto contra los niños por nacer”.

Hasta el nombre del proyecto –“A Man´s Right to Know Act” (“La ley del derecho a saber del hombre”) es un juego de palabras con el de un panfleto que los médicos de Texas están obligados por ley a repartir a las mujeres que consultan por un posible aborto: “A Woman´s Right to Know” (“El derecho a saber de la mujer”). Se trata de un texto lleno de inexactitudes (entre otras cosas, afirma que el cáncer de mama está relacionado con los abortos) que trata de desalentar a las mujeres que quieren detener su embarazo.

“Tenemos que tratar vidas reales”, afirmó Farrar al recordar que Texas tiene la tasa más alta de mortalidad materna del mundo desarrollado.

Legisladores republicanos criticaron con dureza a Farrar: “Me da vergüenza su comportamiento. Su intento de comparar esto con el aborto muestra la falta del mínimo conocimiento sobre la naturaleza y la biología humana”, dijo el legislador Tony Tinderholt, que acaba de ingresar un proyecto de ley a la legislatura texana para que las mujeres que aborten y los médicos que realicen esa práctica sean imputados de asesinato.