Un abrigo de una azafata de crucero del Titanic se vende por 150.000 libras

El propietario de la casa de subastas, Andrew Aldridge, dijo que el abrigo es “uno de los lotes más visuales”

0
238
Titanic / Archivo
Titanic / Archivo

LONDRES.- Un abrigo de piel que llevó una azafata de crucero del malogrado transatlántico Titanic se vendió hoy en una subasta en Inglaterra por 150.000 libras (191.956 dólares), casi el doble de su precio estimado, informó la casa Henry Aldridge & Son.

El abrigo, que tenía un precio de salida de 80.000 libras (102.370 dólares), lo llevó una asistente del barco, Mabel Bennett, que lo utilizó para protegerse del frío pues la noche de la tragedia -el 14 de abril de 1912- llevaba un vestido de noche, según esa casa de subastas de la localidad de Devizes, en el sur de Inglaterra.

Una vez que se añadan los impuestos y los honorarios de la firma de pujas, el comprador, que prefirió mantener el anonimato, pagará un total de 181.000 libras (231.600 dólares).

La pieza estaba en EE.UU. después de que fuese vendida por la familia en 1999, precisó Henry Aldridge & Son.

El propietario de la casa de subastas, Andrew Aldridge, dijo que el abrigo es “uno de los lotes más visuales” que hayan salido a la venta sobre piezas del Titanic en los últimos años.

Más de 1.500 personas perdieron la vida en el crucero, que había zarpado el 10 de abril de 1912 del puerto inglés de Southampton rumbo a Nueva York, pero se hundió en la madrugada del 15 de abril tras haber chocado el barco la noche anterior contra un iceberg.

Mabel Bennet, que murió a los 96 años en 1974, le regaló el abrigo a una sobrina en los años sesenta.

El lote salió con una carta en la que sobrina decía que el día del rescate, Bennet “estaba con un vestido de noche y esta prenda fue la primera que cogió para abrigarse”.

Bennett, que trabajaba en la sección de primera clase del transatlántico, lo usó también en el Red Star Line SS Lapland, el barco utilizado para transportar de regreso al Reino Unido a las personas que habían sobrevivido al hundimiento del Titanic.

En los años sesenta, la prenda fue alterada ligeramente para darle un tono más contemporáneo.

Cortesía Agencia EFE