Tropas iraquíes avanzan en ofensiva final en Mosul

En caso de perder la ciudad, el Estado islámico tendría una derrota significativa. El grupo ha sufrido varios contratiempos grandes durante el último año.

0
100
Soldados israelíes reunidos para celebrar sus avances en la batalla contra el grupo extremista EI / Foto AP
Soldados israelíes reunidos para celebrar sus avances en la batalla contra el grupo extremista EI / Foto AP

MOSUL.- Tropas iraquíes celebraban el domingo la expulsión de los milicianos del grupo extremista Estado Islámico de algunos de sus últimos bastiones en Mosul, pero seguían registrándose fuertes combates apenas a unos cientos de metros.

El teniente general Jassim Nizal, de la Novena División del Ejército, dijo que sus fuerzas habían logrado la “victoria” en el sector que tenían asignado, tras un anuncio similar hecho por la militarizada Policía Federal.

Los soldados de Nizal bailaron sobre los tanques al ritmo de música patriótica, mientras los ataques aéreos seguían provocando que se alzaran columnas de humo en las cercanías.

Irak lanzó en octubre la operación para retomar Mosul. La milicia radical controla ahora menos de un kilómetro cuadrado (0,4 milla cuadrada) de territorio en la Ciudad Vieja de Mosul, pero estaba utilizando escudos humanos, atacantes suicidas y francotiradores en una lucha a muerte.

Los milicianos capturaron Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, en cuestión de días en el tercer trimestre de 2014. Nizal reconoció que muchos de sus hombres estaban entre los que huyeron de la ciudad en ese momento, cuando las fuerzas armadas del país sufrieron una derrota humillante.

“Algunas cosas sucedieron aquí, eso es verdad”, dijo. “Pero hemos vuelto”.

Gran parte de la Ciudad Vieja de Mosul y sus alrededores han quedado devastados por meses de duros combates urbanos. El domingo, una columna de civiles cansados salió de la Ciudad Vieja a pie, pasando por los restos de complejos de apartamentos destruidos y caminos con cráteres causados por bombas.

La residente Heba Walid cargaba el bebé de su cuñada, de seis meses de edad, que nació en la guerra. Los padres del bebé, junto con otros 15 miembros de su familia murieron el mes pasado cuando un ataque aéreo alcanzó su casa. Cuando Walid se quedó sin fórmula láctea, le dio al bebé una pasta de galletas machacadas y mezcladas con agua.

Ahora están entre las más de 897.000 personas desplazadas por los combates en Mosul.

En caso de perder la ciudad, el Estado islámico tendría una derrota significativa. El grupo ha sufrido varios contratiempos grandes durante el último año.

Las fuerzas sirias apoyadas por Estados Unidos han avanzado por la capital de facto del grupo, la ciudad de Raqqa, en el norte de Siria, pero podrían pasar meses para una victoria final y los extremistas todavía tienen varias ciudades y pueblos más pequeños en toda Irak y la vecina Siria.

Agencia AP