Temer refuerza su frente jurídico y se prepara para el tribunal electoral

Jardim, quien hasta ahora era ministro de Transparencia, tuvo hoy su primera reunión con Temer como titular de Justicia y aseguró que el gobernante no dimitirá ni será destituido

0
96
El presidente de Brasil, Michel Temer (EFE)
El presidente de Brasil, Michel Temer (EFE)

BRASILIA.-El presidente brasileño, Michel Temer, ha reforzado su frente jurídico con el relevo del ministro de Justicia, con el que parece preparar desde hoy el próximo embate ante el Tribunal Superior Electoral por sospechas de corrupción.

En forma inesperada, y en un día inusual, como es un domingo, el mandatario nombró como nuevo ministro de Justicia a Torquato Jardim, abogado con vasta experiencia en el Tribunal Superior Electoral, que la próxima semana retomará un juicio que le puede costar el cargo.

A partir del día 6 de junio, esa corte juzgará si la campaña de la fórmula que Temer integró con la destituida Dilma Rousseff para los comicios de 2014 fue financiada con dinero de la corrupción, lo cual pudiera desalojar al gobernante, ya amenazado por otras serias sospechas de corrupción que investiga la Corte Suprema.

Temer resiste desde hace casi dos semanas a una intensa corriente de opinión que exige su renuncia, a la que se ha sumado la oposición por completo y que tiene el respaldo de vastos sectores de una base oficialista que, desde el estallido de la crisis, ha sido abandonada por cuatro pequeños partidos.

Jardim, quien hasta ahora era ministro de Transparencia, tuvo hoy su primera reunión con Temer como titular de Justicia y aseguró que el gobernante no dimitirá ni será destituido, y que por el contrario llegará al fin de su mandato, el 1 de enero de 2019.

El nuevo responsable de Justicia habló con varios medios locales y, apoyado en su experiencia de ocho años en el Tribunal Electoral, consideró “impensable” que alguno de los siete magistrados que lo integran no solicite más tiempo para estudiar la supuesta ilegalidad de la campaña de 2014, lo cual estiraría los plazos procesales.

Eso refuerza la tesis de Temer, quien apuesta a que el juicio se alargue, ganar tiempo para recomponer su base política y avanzar en profundas reformas estructurales que tramitan en el Congreso y que, según el Gobierno, atajarán la delicada crisis económica del país.

EFE