¿Qué pasa con los expresidentes de Perú? 5 tienen líos con la justicia

La historia de los últimos exmandatarios de Perú ha estado salpicada por sus diferentes enredos con la justicia. El más reciente fue la medida de prisión preventiva contra Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia.

0
142

Mientras los ojos de todo Perú siguen minuto a minuto el desarrollo de la prisión preventiva contra el expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia por su presunta responsabilidad en el caso Odebrecht, este resulta ser otro capítulo que se suma a la lista de escándalos judiciales que han salpicado a algunos de los últimos exmandatarios del país. Así como Humala, Alejandro Toledo y Alan García también enfrentan investigaciones por hechos ocurridos cuando gobernaron el país, mientras que Alberto Fujimori y Francisco Morales ya fueron condenados.

Ollanta Humala (presidente entre 2011 y 2016): sin condena, pero en la cárcel

La decisión que este jueves emitió el juez Concepción Carhuancho de enviar a prisión a Ollanta Humala y a la exprimera dama Nadine Heredia no significa que estén condenados: simplemente que, por lo menos por 18 meses, enfrentarán su proceso penal con esta medida de detención. La pareja es acusada de haber cometido los delitos de lavado de activos y asociación ilícita para delinquir pues, según el fiscal, los dineros recibidos para las campañas de Humala en 2006 y 2011 habrían sido justificados a través de falsos aportantes.

Peru's President Ollanta Humala delivers a speech during the COP 21 United Nations conference on climate change, on November 30, 2015 at Le Bourget, on the outskirts of the French capital Paris. More than 150 world leaders are meeting under heightened security, for the 21st Session of the Conference of the Parties to the United Nations Framework Convention on Climate Change (COP21/CMP11), also known as Paris 2015 from November 30 to December 11. AFP PHOTO / BERTRAND GUAY / AFP / BERTRAND GUAY (Photo credit should read BERTRAND GUAY/AFP/Getty Images)

Imagen de archivo. Presidente Ollanta Humala durante su intervención en el COP21. (Crédito: BERTRAND GUAY/AFP/Getty Images)

Lo anterior porque, por un lado, el gobierno del fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez también supuestamente apoyó económicamente la candidatura del expresidente. Y por otro lado, la empresa brasileña Odebrecht, protagonista de un escándalo mayúsculo de corrupción por cuenta de los sobornos que pagó para quedarse con diferentes construcciones de obras públicas, le habría entregado 3 millones de dólares para financiar su campaña de 2011.

Sin embargo, para el abogado de Humala estas supuestas pruebas no son nuevas. Por su parte, el defensor de Heredia consideró que se trata de un caso en el que ella nada tiene que decir, pues no ostentaba el cargo de la tesorera del partido que llevó a su esposo a la presidencia. La pareja, además, se pronunció vía Twitter rechazando la decisión de ser enviados a la cárcel alegando “abuso de poder” y “arbitrariedad”.

La defensa de Humala y de Heredia apeló a la decisión y, como le informó el presidente de la Comisión de Alto Nivel Anticorrupción Duberlí Rodríguez a CNN en Español, la decisión final sobre la prisión preventiva en esta caso la tiene la Sala de Apelaciones del Poder Judicial. Rodríguez explicó que no se trata ni de una sentencia ni de una orden definitiva.

Alejandro Toledo (presidente entre 2001 y 2006): sin condena, pero con dos órdenes de prisión preventiva; está prófugo

Aunque desde hace más de cinco meses pesa sobre su espalda una orden de captura internacional, Alejandro Toledo sigue libre y fuera del país: está en Estados Unidos. El expresidente enfrenta dos órdenes de prisión preventiva: una por el caso Odebrecht, emitida en febrero de este año, y otra por Ecoteva, producida el pasado 17 de abril. Por el escándalo de corrupción de la constructora brasileña, el exmandatario es acusado de los delitosde de lavado de activos y tráfico de influencias.  El exrepresentante de la compañía en Perú, Jorge Barata salpicó a Toledo cuando le informó al fiscal del caso Hamilton Castro, quien después se lo narró así al juez, que le había entregado al expresidente 20 millones de dólares a través del empresario Josef Maiman, quien también está vinculado al caso Ecoteva. Según Barata, el objetivo de dicha coima era que Odebrecht fuera favorecida en la licitación de una obra: la carretera interoceánica.

Jorge Barata decidió acogerse a la figura de colaboración eficaz de la justicia (conocida como delaciones de la justicia en Brasil) y eso ha permitido que proporcione información a las investigaciones que adelanta la Fiscalía en Perú. De hecho, el Equipo Especial del Ministerio Público decidió, por ahora, no ampliar el proceso preparatorio en su contra porque, como explicó en un comunicado citado por la agencia Andina, los datos que ha entregado han servido para implementar acciones en otros casos relacionados con el escándalo. Hasta el momento no ha dado declaraciones por fuera del marco de la justicia. Por su parte, Josef Maiman aseguró el pasado 30 de mayo durante una entrevista que está dispuesto a revelar todo lo que sabe sobre Odebrecht y del caso Ecoteva. Pero, con una condición: que se le otorgue inmunidad. La cadena oficial TV Perú reportó que días antes de esa declaración el abogado de Maiman, Julio Mazuelos, afirmó que su defendido sufría de una enfermedad terminal y le resultaba imposible llegar a Lima para enfrentar el proceso. También tiene orden de prisión preventiva, dictada el pasado 3 de julio.

El proceso judicial de Ecoteva, está fundado en la compra de dos propiedades en Lima, una casa y una oficina, que fueron adquiridas a nombre de la suegra de Alejandro Toledo, Eva Fernenbug, y del pago de las hipotecas de dos propiedades del exmandatario. Según declaraciones y documentos que tiene la Fiscalía, todo fue adquirido por la empresa Ecoteva Consulting Group, formada en Costa Rica y de la cual Fernebug era presidenta. Según Josef Maiman, quien además es amigo de Toledo, Ecoteva le pertenece a él. La inversión fue realizada a través de un contrato de préstamo consistente en que la compañía “le entregaba 5,3 millones a Eva Fernebug para que hiciera las compras y mejoras de los bienes inmuebles”. La suegra de Toledo percibiría 10.000 dólares a la firma del contrato.

Toledo asegura que no está vinculado a ninguna de estas dos investigaciones. Tanto así que en una entrevista exclusiva con Patricia Janiot habló de irregularidades en los procesos penales que se le siguen y señaló que es víctima de una persecución política. También aseguró que ha colaborado con las autoridadespero que se rehusa a ir a la cárcel sin que su versión de los hechos sea escuchada. “Quieren una prisión preventiva sin escucharme”, insistió. Sin embargo, desde hace más de tres meses la justicia de Estados Unidos recibió la solicitud de prisión preventiva para Toledo con fines de extradición por el caso Odebrecht. La respuesta aún no ha llegado.

En cuanto a Eva Fernenbug ni ella ni su defensa se han pronunciado sobre el caso recientemente. En mayo de 2013, cuando empezó la investigación de este caso, el abogado de la suegra Toledo afirmó que ella estaba colaborando con la justicia y que podía demostrar que los recursos utilizados para comprar una residencia y una oficina en Lima son lícitos. La empresa Ecoteva tampoco ha emitido pronunciamientos.

Alan García (presidente en los periodos de 1985 a 1990 y de 2006 a 2011): investigación preliminar

El pasado 31 de marzo, la Fiscalía de Perú abrió una investigación preliminar contra Alan García por el caso Odebrecht. El Ministerio Público tiene la lupa puesta sobre este expresidente por el delito de tráfico de influencias, pues según las autoridades se habrían presentado presiones por parte de García y otros altos funcionarios públicos para que la concesión de la Línea 1 del Metro de Lima quedara en manos el Consorcio Tren Eléctrico: una empresa conformada por Odebrecht Perú y Graña y Montero SA.

El presidente Alan García durante la inauguración de la primera sección del tren eléctrico de Lima, el 11 de julio de 2011. (Crédito: ERNESTO BENAVIDES/AFP/Getty Images/ Foto de archivo)

“La investigación preliminar tiene por objeto, principalmente, determinar si han tenido lugar los hechos denunciados y su presunta delictusoidad, así como asegurar los elementos materiales de su comisión”, aclaró la Fiscalía. Este proceso tendrá un plazo de ocho meses.

En ese momento, García calificó como “natural” el hecho de que fuera incluido en esta etapa procesal y aseguró que está dispuesto a colaborar en las diferentes diligencias.

En mayo pasado insistió en que no recibió sobornos de ninguna empresa durante su gobierno y que nadie lo ha podido acusar de estar involucrado en el escándalo de Odebrecht. “Se sabe que (Alejandro) Toledo pidió 35 millones (de dólares) y le entregaron 20, y a (Ollanta) Humala, hasta ahora, 3 millones (de dólares); pero jamás nadie ha mencionado coima ni cuenta corriente para Alan García, nadie ha mencionado que se le pagara nada. Ese es el hecho”, dijo en declaraciones con el medio RPP, citadas por la agencia de noticias peruana Andina. También reiteró en Twitter que recibió a todas las empresas que decían invertir en Perú, pero que “Ninguna me sobornó ni coimeó. A otros sí”.

En la misma red social, García se pronunció este viernes sobre la orden de prisión preventiva contra Humala y Heredia, diciendo que lamenta el espectáculo, aunque “usaron su poder para destruirme”.

Alberto Fujimori (presidente entre 1990 y 2000): condenado y en prisión

Recientemente, el caso del expresidente Alberto Fujimori volvió a los titulares de prensa por cuenta de la posibilidad de que reciba un “perdón médico” y salga de prisión, como lo reveló el hoy mandatario del país Pedro Pablo Kuczynski la semana pasada. “Esto no es no es un indulto, es un perdón médico”, aclaró Kuczynski, antes de informar que la decisión dependerá de la evaluación que se haga del estado de salud que vive Fujimori, quien lleva varios años sufriendo algunos episodios de dolencias que lo han llevado a ser internado en la clínica en diferentes ocasiones.

Fujimori lleva 11 años preso pagando una condena de 25 por los delitos de homicidio, lesiones graves y secuestro agravado, cometidos durante su gobierno. Además, en 2015 recibió otros 8 años de prisión por  el delito de peculado. Sin mencionar que el mes pasado, la Corte Suprema de Chile decidió que ampliaría los cargos en la extradición por Fujimori, lo que implican nuevos juicios por lesa humanidad y asociación ilícita.

Francisco Morales Bermúdez (presidente entre 1975 y 1980): condenado a cadena perpetua

Francisco Morales Bermúdez fue presidente durante la junta militar de Perú y décadas después resultó condenado por un tribunal fuera del país: una corte en Italia lo sentenció a cadena perpetua por su participación en el Plan Cóndor. La fiscalía de Roma lo acusó, junto a otros exmilitares, de matar y desaparecer a una veintena de ciudadanos ítalo-latinoamericanos en el desarrollo de dicho plan, como lo informó Andina en su momento.

Según lo explicó en un texto la abogada Cristina Blanco, coordinadora académica del Instituto de Democracia y Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica de Perú y profesora en dicha institución, un país puede juzgar crímenes cometidos fuera de su territorio por la nacionalidad de las víctimas (en este caso italianos) y cuando se trata de “graves crímenes internacionales que, de otro modo, quedarían en la impunidad”. De ahí que haya sido Italia el país que profiriera la condena contra Morales.

  • LEE: Condenan a cadena perpetua en Italia a expresidente de Perú por Operación Cóndor

Los otros exoficiales peruanos hacían parte “del grupo de ocho exmilitares de Bolivia, Chile y Uruguay que han sido condenados a cadena perpetua por la mencionada iniciativa, un plan de represión contra opositores a las juntas militares que gobernaban esos países entre los años 70 y 80”, añadió la agencia.

Sin embargo, en una columna de opinión publicada el 28 de agosto de 2015 en el diario El Comercio, Morales Bermúdez aseguró que Perú no participó en la operación Cóndor. “Como gobernante del Perú de 1975 a 1980, debo exponer que nuestro país no formó parte de la denominada Operación Cóndor”, escribió el expresidente. El hijo del este exmandatario, Remigio Morales Bermúdez, señaló que su padre fue sentenciado de manera arbitraria por una decisión política, según fue citado por el canal oficial peruano TvPerú.

Cortesía CNN En Español