Presidente de Portugal apela a proseguir el combate contra el fuego

Según el último balance oficial, el fuego ha causado 61 muertos y 62 heridos, y ha obligado a la evacuación de cinco localidades.

0
199
El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa apela a la unión y a
El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa apela a la unión y a "proseguir el combate" contra el fuego / EFE

LISBOA.- El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, hizo hoy un llamamiento a la unidad de todos los portugueses, a la solidaridad y a “proseguir el combate en curso” contra el devastador incendio que azota el centro del país dejando un saldo, aún provisional, de 61 muertos y 62 heridos.

“Concentremos ahora nuestra voluntad en lo esencial, proseguir el combate en curso”, dijo el presidente en un mensaje televisado dirigido a la nación, en el que anunció que ha promulgado el decreto del Gobierno por el que se declaran tres días de luto oficial por las víctimas de esta tragedia.

“Nuestro dolor en este momento no tiene medida, como no tiene medida nuestra solidaridad”, añadió, tras transmitir su “ilimitada gratitud” e “incondicional apoyo” a los numerosos bomberos, efectivos de protección civil, policías y autoridades que trabajan para frenar el avance de las llamas y dar respuesta a las necesidades de los afectados.

Una sola muerte en circunstancias de este tipo “es siempre una tragedia”, pero decenas de muertes representan “una tragedia casi sin precedentes en la historia del Portugal democrático”, según el jefe del Estado, quien destacó el hecho de que el incendio afecte a una zona rural, aislada y con una población “más difícil de proteger y salvar”.

Marcelo Rebelo de Sousa, que ya se desplazó anoche al lugar del suceso, volverá mañana al municipio de Pedrógão Grande, donde el fuego que se declaró durante la tarde del sábado continúa aún con cuatro frentes activos.

Según el último balance oficial, el fuego ha causado 61 muertos y 62 heridos, y ha obligado a la evacuación de cinco localidades.

La mitad de las víctimas fueron encontradas en sus vehículos, totalmente calcinados, en una carretera que une los municipios de Figueiró dos Vinhos y Castanheira de Pera, en el distrito de Leiria, bautizada ya por los medios lusos como ‘la carretera de la muerte’.

Cortesía Agencia EFE