Nuevos mercados y comercio electrónico en la ZLC de Panamá

Ahora apuestan por compradores y socios de Suramérica y el Caribe para reemplazar los mercados de Colombia y Venezuela, hasta ahora vitales para la ZLC.

0
115
Foto Cortesía
Foto Cortesía

COLÓN.- Un nuevo modelo de negocios enfocado al e-commerce y la búsqueda de nuevos mercados como el cubano, son la estrategia de la Zona Libre de Colón (ZLC) para superar la debacle y conseguir buenos resultados, aunque modestos de momento, así como la supervivencia de este emporio libre de impuestos, el más grande del continente enclavado en Panamá.

“Con las cifras la zona franca se va a seguir manteniendo, nunca va a desaparecer, por eso queremos que sea más competitiva con la imagen moderna y las implementaciones electrónicas que se le dará”, afirmó en una entrevista con Efe el gerente de la ZLC, Manuel Grimaldo.

Las cifras hablan por sí solas: la actividad comercial total de la ZLC en el 2017 fue de 19.713 millones de dólares, con alza de apenas 0,3 % en relación al 2016, y por debajo de los 21.739 millones de dólares de 2015.

El administrador, quien también ocupó el cargo de subgerente general de la ZLC (2009-2011), señaló que aunque el repunte fue marginal, el impacto-beneficio en los empleos directos generados rondan los 25.000.

La poca planificación de la empresa privada y la crisis con Venezuela y Colombia son señalados como los principales responsables de los malos resultados, que además se han visto reflejados en el cierre de empresas en la ZLC. De las más de 3.200 que había en el 2011, ahora operan poco más de 2.600.

A cinco meses de ocupar el puesto de gerente general, después de ejercer como viceministro de Comercio e Interior bajo el gobierno del presidente Juan Carlos Varela, Grimaldo declaró que tuvo que hacer frente al pago de deudas por el monto de 400 millones de dólares a colaboradores.

El también empresario en el área de seguros sostuvo que por muchos años no hubo planificación en la administración de la ZLC y en la empresa privada para poder atacar la crisis con Venezuela y Colombia, por lo que fue necesario un acercamiento con la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón, que permitió mejorar las perspectivas para elevar el nivel del centro.

Ahora apuestan por compradores y socios de Suramérica y el Caribe para reemplazar los mercados de Colombia y Venezuela, hasta ahora vitales para la ZLC.

La deuda de importadores venezolano, cercana a los 600 millones de dólares según datos oficiales, y un arancel extraordinario que aplica Colombia a las reexportaciones de calzados y textiles, afectó en gran parte el desempeño del centro de distribución de mercancía.

“Al mercado cubano se le está otorgando más de 1.000 visas estampadas cada mes, ya que hay más de 15.000 que vienen a la ZLC para comprar y enviar su mercadería a su país”, detalló Grimaldo.

EFE