Merkel reconoce “difíciles negociaciones” en vísperas de la cumbre del G20

“Creo y espero que podamos salvar esos obstáculos, aunque en estos momentos no puedo saber cómo será la resolución definitiva”

0
133
Canciller alemana, Angela Merkel.
Canciller alemana, Angela Merkel.

BERLÍN).- La canciller alemana, Angela Merkel, reconoció hoy que su país tiene por delante todavía “difíciles negociaciones” para lograr un consenso entre las principales economías del mundo y las potencias emergentes antes de la cumbre del G20, que comienza el viernes en Hamburgo.

“Creo y espero que podamos salvar esos obstáculos, aunque en estos momentos no puedo saber cómo será la resolución definitiva”, manifestó Merkel en una comparecencia ante la prensa junto al presidente chino, Xi Jimping.

Xi, que realiza una visita de Estado a Alemania antes de participar en la cumbre y que fue el año pasado anfitrión de la cumbre del G20, garantizó a Merkel su apoyo para que en la reunión de Hamburgo se dé pasos adelante.

La canciller agradeció ese respaldo y también la estrecha cooperación con Argentina, que presidirá tras Alemania el G20, pero no quiso aventurar resultados para un cumbre que se augura complicada ante las diferencias con Estados Unidos en asuntos clave como el cambio climático y el libre comercio.

En una entrevista con el periódico “Die Zeit”, Merkel destacó el valor que tiene en sí la celebración de la cumbre en un momento en el que “el orden mundial está cambiando y se desplazan las relaciones de poder”.

Preguntada por los invitados incómodos en la cumbre, como el estadounidense Donald Trump, el turco Recep Tayyip Erdogan o el ruso Vladimir Putin, se limitó a señalar que asume las “constelaciones” como son, trabajará en favor del consenso y no contribuirá a la falta de comunicación

No obstante, rechazó ocultar las discrepancias y subrayó la importancia de que la UE una sus fuerzas, al tiempo que lamentó que el Gobierno estadounidense vea la globalización como un proceso en el que hay ganadores y perdedores

No obstante, añadió, que EEUU quiera dejar de tener un papel de liderazgo en la comunidad internacional puede ser, “según el tema, más una buena noticia que una no tan buena”.

EFE