La discriminatoria condición que puso un camarero para atender a cuatro mujeres en California

0
199

“Necesito asegurarme que son de aquí”, les dijo a las amigas latinas el mozo antes de tomar el pedido. Después de la denuncia de una de ellas en Facebook, el caso se viralizó y causó indignación

 

Las hermanas Ana Carrillo, Elvia Zarate-Carrillo, Diana Carrillo y Brenda Carrillo, junto con la madre Guillermina (centro) (Brenda Carrillo via The Washington Post)

El camarero de un restaurante en California se negó a atender a 4 mujeres de origen latino si antes éstas no le mostraban una prueba de su residencia legal en los Estados Unidos.

El hecho ocurrió en el restaurante “Saint Marc”, cerca de la ciudad de Huntington Beach, en California del Sur.

Diana Carrillo se encontraba junto con su hermana y dos amigas esperando para ser atendidas. Pero al llegar el mozo se encontraron con una desagradable sorpresa: “Necesito asegurarme que son de aquí”, les dijo el hombre, según reporta el The Washington Post.

La primera reacción de las mujeres fue buscar sus documentos de identidad, para mostrarle que eran ciudadanas estadounidenses. Pero casi enseguida, al tomar conciencia del carácter discriminatorio del pedido, reaccionaron indignadas: “Miré mi hermana y mi amiga y dije: ¿de verdad dijo eso?”, contó Carrillo, de acuerdo con el Post.

Acto seguido, se quejaron por el comportamiento del camarero al encargado del lugar, quien se disculpó y se ofreció indemnizarlas pagando el almuerzo.

Pero el daño ya estaba hecho, y Carrillo decidió denunciar el episodio en su cuenta de Facebook.

Su mensaje, en el que denunciaba las “acciones discriminatorias” de los empleados del restaurante, fue compartido más de mil veces y comentado por más de 600 personas.

Tras la polémica, la gerencia del restaurante se puso en contacto con Carrillo, ofreciendo, además de una experiencia VIP en el local, donar el 10 por ciento de las ganancias del fin de semana a una organización sin fines de lucro de elección de las chicas. Las cuatro mujeres pidieron que el dinero se donara a la Orange County Inmigrant Youth United, una organización para jóvenes inmigrantes de la zona.

Carrillo, reporta el diario estadounidense, dijo que sus padres -quienes habían emigrado desde México años atrás- la habían advertido sobre el riesgo de que alguna vez pudiera sufrir un caso de discriminación; sin embargo, la joven contó que hasta ahora jamás había pasado por una situación similar y se preguntó si el episodio no fuera el resultado del nuevo clima político en el país.

En cuanto al camarero, fue despedido.