Kelly dice que bajó 40% el flujo de indocumentados en la frontera sur

0
315

El secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, informó este miércoles de una caída de 40% en las detenciones y entrada de inmigrantes indocumentados por la frontera de Estados Unidos con México entre enero y febrero. Atribuye el descenso a las órdenes ejecutivas firmadas por el presidente Donald Trump.

“Desde que el presidente Trump asumió el 20 de febrero, hemos visto una caída dramática de los números”, asegura Kelly, al referir que las detenciones de indocumentados pasaron de 31,578 personas en enero a 18,762 en febrero.

Según el secretario, éste sería el mayor declive de los últimos cinco años. “Este cambio en la tendencia es especialmente significativo porque la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por su sigla en inglés) históricamente ve un aumento de 10 a 20% en las detenciones de inmigrantes indocumentados entre enero y febrero”, se lee en el comunicado.

“Son noticias alentadoras debido a que en el periodo entre el 1 de octubre de 2016 y la toma de posesión, la CBP reportó 157,000 detenciones de inmigrantes indocumentados, un aumento de 35% frente al mismo periodo del año fiscal previo”, asegura.

Kelly reporta además que en febrero 4,808 personas que se presentaron a la frontera fueron consideradas como inadmisibles, siendo un número menor que los casi 11,000 que fueron rechazados en enero y los más de 15,000 de diciembre.

El pasado 25 de enero, Trump firmó sus primeras dos órdenes ejecutivas. Una de seguridad fronteriza, que incluyó la ampliación del muro fronterizo y de los espacios de detención para indocumentados. Y otra, con la que –aseguró entonces– busca que se cumplan las leyes migratorias y se despoje de fondos federales a las llamadas ciudades santuario. La orden establecía además la contratación de 5,000 agentes fronterizos más y de otros 10,000 para el Servicio de Inmigración (ICE).

Desde entonces, se han registrado más de 680 detenciones de inmigrantes solo durante los primeros 13 días de febrero, según datos de ICE. Entre ellos, han calificado al 75% como líderes de pandillas y personas que han cometido violaciones a las leyes de inmigración.

También se han conocido detenciones y deportaciones de jóvenes beneficiarios de DACA, conocidos como dreamers, lo que ha incrementado el miedo de esa comunidad por el supuesto –que se está rompiendo en algunos casos– de que están amparados al ser parte del programa.

Hace un año, se conoció que durante los primeros cuatro meses del año fiscal 2016 (del 1 de octubre de 2015 al 31 de enero de 2016) la Patrulla Fronteriza había confirmado un incremento de 102% en los arrestos en la frontera sur. Hablaron entonces de la detención de 20,455 niños no acompañados y sin autorización para entrar al país, la mayoría de ellos procedentes del Triángulo Norte de Centroamérica (que incluye a El Salvador, Guatemala y Honduras), y de casi 25,000 unidades familiares (frente a las 9,000 del mismo periodo anterior). Para entonces, las autoridades explicaron la oleada por el incremento general en el flujo de personas que cruzaban a Estados Unidos en el sector Río Grande.

Kelly también difundió otro dato este miércoles: el de las tarifas que cobran los coyotes a los indocumentados para cruzar la frontera. Desde noviembre de 2016, dice, se incrementaron 130%, al dar un salto de 3,500 dólares a 8,000 dólares en ciertas zonas montañosas.