Hugh Jackman: “Hago cine para contar historias que afectan a las personas”

“Actuar en una película como esta es fantástico. Me encanta el mensaje, me encanta la música y pienso que la historia es poderosa porque va dirigida a todo el mundo”

0
175
Hugh Jackman/ Foto: archivo
Hugh Jackman/ Foto: archivo

LONDRES.- La posibilidad de “contar historias que afectan a las personas” y el potente mensaje que hay detrás de “El Gran Showman”, el nuevo musical de Michael Gracey, son los motivos que convencieron a Hugh Jackman para actuar en la película, aseguró el actor en una entrevista.

Ambientada en el siglo XIX, la película narra la vida de P.T. Barnum, un “visionario y pionero” del mundo del espectáculo encarnado por Jackman, que se convierte en el “showman” más importante del momento a través de espectáculos transgresores que chocan con la moral de la época. “El Gran Showman”, que se estrenará en España el próximo 29 de diciembre, también cuenta con la presencia de Michelle Williams, Zac Efron, Zendaya, Rebecca Ferguson y Keala Settle, quienes protagonizan buena parte de las coreografías y canciones que aparecen a lo largo del filme.

“Actuar en una película como esta es fantástico. Me encanta el mensaje, me encanta la música y pienso que la historia es poderosa porque va dirigida a todo el mundo”, explicó a Efe el australiano, en un céntrico hotel de Londres, y es que el mensaje de la película se condensa en dos importantes ideas: perseguir tus sueños, encarnada en Barnum, que empieza sin nada, y aceptarse a uno mismo, representada en todos los integrantes del circo, que vivían marginados por una sociedad poco tolerante.

Ésta última, según Jackman, tiene especial importancia cuando eres joven porque “la idea de que lo que te hace diferente te hace especial y de que la vulnerabilidad te hace más fuerte, lo es todo”. Michael Gracey, también entrevistado por Efe, consideró que hay que recurrir a los musicales “cuando las palabras ya no son suficientes”, algo que justificó con la tendencia que tenemos a utilizar la música en nuestros altibajos emocionales.

“Un ejemplo de ello es cuando Lettie Lutz (Keala Settle) es expulsada de la fiesta, la puerta se cierra en su cara, y empieza a cantar. Empieza a hacerlo flojo, cantando para sí misma, y al final está de pie en medio del circo cantando y proclamando ‘¡Esta soy yo!’”, añadió. Pese a estrenarse un año más tarde que La La Land, la idea de apostar por el género musical era previa, asegura Gracey, que además contó en su equipo con Benj Pasek y Justin Paul, los guionistas musicales de la obra de Damien Chazelle.

EFE