Guatemala busca retomar la calma tras un sismo que evocó los peores recuerdos

“Gracias a Dios que no fue en horario de clases”

0
161

GUATEMALA.- Guatemala recoge los escombros y evalúa los desperfectos del sismo de 6,6 en la escala abierta de Richter que despertó hoy a todo el país evocando en la memoria de muchos el terremoto de 1976, que causó 23.000 muertos, o el de 2012, que dejó 44 fallecidos. Imágenes que han vuelto a la retina.

Aunque el temblor de este miércoles no ha sido de tal envergadura -según las primeras cifras ha dejado 2 fallecidos y 5 heridos, así como una niña lesionada en México-, colegios, hospitales, viviendas, iglesias o edificios gubernamentales de ambos países han sufrido desperfectos.

“La situación (de los heridos) no es tan grave comparado con la fuerza del sismo“, reconoció el secretario de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) en Guatemala, Sergio Cabañas, aunque los cascotes y las grietas en las infraestructuras sí dejan a la luz el daño material.

Las provincias guatemaltecas de Quetzaltenango, Retalhuleu, San Marcos y Suchitepéquez, y las ciudades del estado mexicano de Chiapas como Huixtla, Tapachula, Cacahotan, Unión Juárez Mazatan, Huehuetan y Ciudad Hidalgo son las más afectadas.

Precisamente en estas ubicaciones se han suspendido las clases, como medida de seguridad, y Guatemala decretó además una alerta anaranjada (peligro) institucional que obliga a estar atentos y a realizar evacuaciones “si es necesario” dirigiendo a los afectados hacia refugios provisionales.

“Gracias a Dios que no fue en horario de clases”, añade mientras recuerda los momentos “de pánico, de miedo y de temor” que vivieron cuando a la 1.29 hora local (7.29 GMT) sintieron el sismo, que tuvo su hipocentro a unos 156,3 kilómetros al oeste-noreste de Ciudad de Guatemala, en el departamento de San Marcos, fronterizo con la región mexicana de Chiapas.

Las víctimas de este terremoto, que ha tenido al menos unas 10 réplicas entre los 3,8 y los 5,1 grados en Richter, son un hombre indigente de unos 40 años que quedó atrapado cuando parte de una iglesia le cayó encima y una mujer que falleció de un infarto por el susto.

EFE