Exprimer ministro Sharif elige a su hermano como su sucesor en Pakistán

Sharif explicó que su hijo lo hizo presidente de una empresa de su propiedad para que pudiese obtener una visa en EAU.

0
107
Exprimer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif / Archivo

ISLAMABAD.- El exprimer ministro Nawaz Sharif eligió este sábado a su hermano Shehbaz como su sucesor y al exministro Shahid Khaqan Abbasi como jefe del Gobierno interino, al día siguiente de que el Tribunal Supremo le inhabilitase tras una investigación por los Papeles de Panamá.

Sharif, quien ya dimitió en dos ocasiones en la década de los 90, marcó así la ruta a seguir por su partido, la Liga Musulmana de Pakistán (PMLN), en la crisis abierta en la convulsa potencia nuclear tras su renuncia de ayer.

“Nomino a Shehbaz Sharif como mi sucesor, llevará tiempo para que pueda ser elegido. Elijo a Shahid Khaqan Abbasi como interino por un periodo de unos dos meses”, anunció el hasta ayer primer ministro en un discurso ante miembros de su partido emitido por la televisión pública.

El exmandatario anunció la decisión después de una serie de reuniones de los líderes de la PMLN para elegir al sucesor.

Sharif, de 67 años, explicó que su hermano menor Shehbaz, actualmente jefe del Gobierno de la provincia del Punyab (este), deberá presentarse a unas elecciones parciales para lograr un escaño en el Parlamento nacional y después someterse a una votación en la Cámara.

Antes deberá dimitir como jefe del Gobierno de Punyab, la mayor provincia paquistaní, con cerca de la mitad de los 190 millones de habitantes del país.

El proceso llevará cerca de 45 días, periodo en el que Abbasi ocupará el cargo de primer ministro, después de que sea elegido en los próximos días en el Parlamento, donde la PMLN cuenta con mayoría.

Abbasi, de 58 años y hasta ayer ministro de Petróleo, afirmó en el acto que continuará con la labor de Sharif.

“Es la decisión del partido. Continuaré el mandato para el que Nawaz Sharif fue elegido y después entregaré el puesto al próximo primer ministro”, indicó Abbasi ante las cámaras de la televisión estatal.

Poco antes del anuncio oficial de la elección de Shehbaz, pero cuando ya se daba por hecha, el opositor Pakistan Tehreek-i-Insaf (PTI), el partido que lideró las protestas y el caso judicial por los Papeles de Panamá, mostró sus reservas a la elección del hermano de Sharif.

“Shehbaz tiene un caso pendiente contra él en el Buró de Responsabilidad Nacional (NAB, órgano anticorrupción). ¿Qué mensaje se mandaría al país y la comunidad internacional?”, dijo a la televisión Geo el vicepresidente de PTI, Shah Mehmood Qureshi.

Sharif dimitió ayer después de que el Tribunal Supremo le inhabilitase por su falta de “honestidad” al no revelar ingresos que recibía de una empresa de un hijo en Emiratos Árabes Unidos, una irregularidad desvelada durante una investigación iniciada a raíz de los Papeles de Panamá.

Durante su discurso, Sharif afirmó no entender la decisión del Supremo y dijo que tiene la conciencia tranquila.

“No entiendo los motivos de mi inhabilitación. No retiré el dinero del salario (de la empresa en Emiratos). No estaba en mi bolsillo y por eso no lo declaré”, indicó el exmandatario.

Sharif explicó que su hijo lo hizo presidente de una empresa de su propiedad para que pudiese obtener una visa en EAU.

El Supremo ordenó además al NAB abrir un proceso contra Sharif y sus hijos Hasan, Husain, Maryam y el marido de ésta, Mohamed Safdar Awan, para investigar las posesiones de varias propiedades en Londres y compañías en paraísos fiscales.

La máxima instancia se hizo cargo del caso hace alrededor de un año para investigar los llamados Papeles de Panamá que revelaron en abril de 2016 que tres de sus cuatro hijos crearon compañías en las Islas Vírgenes Británicas a través de las que controlan propiedades en Londres.

La familia Sharif, que ya se enfrentó a acusaciones de corrupción en el pasado, ha reconocido la posesión de esas empresas y las propiedades, pero ha rechazado cualquier tipo de ilegalidad.

Sharif es el decimoquinto primer ministro en ser obligado a dimitir en Pakistán, país en el que en sus 70 años de historia ningún dirigente ha podido acabar un mandato democrático, ha sufrido cuatro golpes de Estado y donde su primer gobernante fue asesinado y otro ahorcado tras ser condenado a muerte.

EFE