Ex presidente guatemalteco Marco Vinicio Arévalo, llama a unidad latinoamericana ante Trump

0
342

 

El ex mandatario de Guatemala, Marco Vinicio Cerezo Arévalo, baluarte del proceso de paz de Centroamérica, llamó hoy a la unidad latinoamericana ante los ataques del gobierno del presidente estadounidense Donald Trump contra los inmigrantes.

Trump “está teniendo una visión que lo va a poner en conflicto con la mayoría de los países de América Latina y con muchas naciones del mundo”, dijo el ex gobernante en entrevista con Notimex.

“Incluso se provoca problemas internos desde el punto de vista jurídico”, por lo que sus principales asesores “deberían reflexionar y proponer cambios acerca de esa política confrontativa”, indicó.

Cerezo Arévalo, que gobernó Guatemala de 1986 a 1991 e inauguró el actual período democrático tras años de dictaduras y gobiernos autoritarios, llamó a la “unidad latinoamericana” ante los ataques del gobierno de Washington contra los migrantes, en especial hispanos y musulmanes.

“Desde el punto de vista de América Latina, la política que ha planteado la nueva administración de Estados Unidos no es positiva, y nos debe de conducir a retomar y fortalecer la unidad de la región”, aseveró.

El experimentado político guatemalteco estimó que aun cuando se trata de decisiones de la exclusiva competencia de Estados Unidos, cuando las medidas afectan a otras naciones se deben dialogar y hasta aplicar de común acuerdo.

En el tema de la migración, consideró que “definitivamente todos los países latinoamericanos, pero particularmente los centroamericanos, deberían de unificar criterios y buscar una negociación en defensa de los migrantes”.

Cerezo Arévalo, quien impulsó los acuerdos de Esquipulas de 1986 que pacificaron Centroamérica, advirtió que las deportaciones masivas y cobrar el envío de las remesas familiares perjudicaría en gran manera a los centroamericanos.

“Los países no tienen la capacidad de generar empleo para los repatriados, en tanto que la disminución de las remesas, por los pretendidos cobros, también causaría problemas pues las divisas ayudan a la estabilidad económica de muchos países”, señaló.

En el caso de Guatemala, las remesas familiares provenientes de Estados Unidos, que el año pasado ascendieron a casi 7.2 mil millones de dólares, representan 11 por ciento del Producto Interno Bruto, de acuerdo con un reciente informe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El ex gobernante guatemalteco, quien dirige una fundación que trabaja por la democracia, la paz y la integración regional, reiteró que la situación de la nueva política estadunidense obliga a “reforzar la unidad latinoamericana” para enfrentarla.