En pleno Día de la Madre, un hombre decapitó a su mamá y cargó la cabeza por el pueblo

0
199

Un hombre asesinó a su mamá el Día de la Madre en una casa rural en el estado de Oregon y, completando una macabra escena, se presentó en un almacén en un poblado cercano con la cabeza de la víctima en una de sus manos y un cuchillo en la otra, con el que intentó matar a un empleado que atendía en la caja registradora del negocio.

Los agentes policiales confirmaron que la cabeza que cargaba el hombre era la de su madre, dijo el Departamento de Policía de Sandy, un pueblo de 2.500 habitantes. Según relataron los agentes, el sujeto se encontraba “como en un estado catatónico, sin hablar con nadie”, y solo rompió el silencio para pedir agua.

El lunes se realizó una autopsia al cuerpo de Tina Marie Webb, de 59 años, el mismo día que su hijo Joshua Lee Webb, de 36 años, era fichado por homicidio e intento de homicidio.

La atroz cadena de acontecimientos se desarrolló en dos poblados rurales pequeños conocidos alguna vez por su industria maderera que están ubicados aproximadamente 48 kilómetros al sur de Portland, y su impacto se sintió en Estacada, donde la mayoría de la gente conocía Tina Marie por su calidez y rápido sentido del humor.

La tienda donde el asesino cometió su segundo ataque e hirió gravemente al empleado

La tienda donde el asesino cometió su segundo ataque e hirió gravemente al empleado

David Webb, padre del asesino, sollozó mientras trataba de asimilar la muerte de su esposa y el arresto de su hijo en un horrible día. Según detalló, el acusado tiene problemas de la vista y recibe pagos de Seguridad Social. Vivía con sus padres para que lo pudieran cuidar y recientemente le compraron un perro porque quería uno, agregó.

Su madre había dicho que creía que su hijo estaba deprimido, pero David Webb dijo que nunca vio ningún indicio de ello cuando hablaba con su hijo.

Nunca me percaté de un problema; si lo hubiera hecho, lo hubiera impedido“, dijo David Webb, antes de estallar en fuertes sollozos durante una entrevista telefónica con la agencia AP. “Simplemente no puedo creer que perdí a mi esposa y a mi hijo en un día… No sé. Me gustaría saberlo. Me gustaría tener algunas respuestas, pero no es así. Esperé toda mi vida para jubilarme con mi esposa, y ahora no puedo. Eso es todo lo que sé“.

En tanto, los vecinos del lugar dejaron mensajes de apoyo a Mike, el empleado que sufrió el ataque en el almacén.