El ex jefe de inteligencia consideró que la democracia en Estados Unidos está “bajo ataque”

0
315

La democracia estadounidense está “bajo ataque” en frentes separados: el presidente Donald Trump y Rusia, advirtió el domingo el ex jefe de inteligencia de Estados Unidos, quien manifestó su consternación por el abrupto despido del director del FBI, James Comey, en medio de una investigación sobre la intromisión de Moscú en las elecciones estadounidenses y los posibles vínculos rusos con el equipo de campaña del mandatario.

En momentos en que Trump busca con celeridad al sucesor de Comey, los legisladores de ambos partidos le pidieron que evite proponer a algún político para el cargo y señalaron que el presidente debe “limpiar el desorden creado por él principalmente”.

“Creo que, en muchos sentidos, nuestras instituciones democráticas están bajo ataque, tanto externamente -y eso es lo principal, la intromisión rusa en nuestro sistema electoral- y creo que nuestras instituciones están bajo ataque a nivel interno”, dijo el ex director de Inteligencia Nacional.

Cuando se le preguntó si se refería a Trump, Clapper respondió: “Exactamente”.

James Comey (AFP)

James Comey (AFP)

Clapper expresó así su postura sobre el súbito despido de Comey de la semana pasada que provocó severas críticas porque tuvo lugar en momentos en que el FBI investigaba la intromisión de Rusia en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 en Estados Unidos.

Clapper dijo que los próceres de la independencia estadounidense crearon tres poderes independientes con controles y contrapesos pero que con Trump como presidente se les está “erosionando”.

La Casa Blanca no reaccionó de momento a las declaraciones de Clapper.

Ningún funcionario de la Casa Blanca apareció en los programas noticiosos dominicales y la única que salió en defensa de Trump fue Nikki Haley, la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas.

“El presidente es el CEO (director general) del país. Puede contratar o despedir a quien quiera”, apuntó.

Legisladores de ambos partidos criticaron la medida de Trump, incluso las contradictorias y confusas explicaciones de la Casa Blanca sobre la destitución de Comey, y las amenazas de Trump a Comey mediante tuits sobre la existencia de grabaciones de las conversaciones entre ambos. Los legisladores exhortaron al presidente a elegir como nuevo jefe del FBI a alguien sin vínculos partidistas y señalaron que es necesario que Trump entregue al Congreso todas grabaciones de las conversaciones con Comey si es que existen.