El café protege contra la demencia

0
125

Científicos encuentran un nuevo efecto beneficioso de la cafeína.

El café de por las mañanas puede ofrecernos mucho más que despejarnos por la mañana para afrontar el nuevo día. Según un nuevo estudio de la Universidad de Indiana (EE. UU.) la cafeína tiene el potencial de proteger contra la demencia y otros trastornos neurodegenerativos pues aumenta la producción de una enzima llamada nicotinamida mononucleótido adenilil transferasa 2 (NMNAT2), que bloquea los procesos asociados al desarrollo de la demencia.

En una investigación anterior, los expertos hallaron que la enzima NMNAT2 no solo protegía las células cerebrales del estrés inducido por la excitación, sino que también se unía a las proteínas tau (las mayores responsables del alzhéimer).

Actualmente existen más de 47,5 millones de personas que viven con demencia

Para el nuevo estudio, los investigadores buscaron identificar compuestos que pudieran aumentar la producción de NMNAT2 y aumentar sus efectos protectores. Así, usando una nueva plataforma de cribado de alto rendimiento, los expertos probaron más de 1.280 compuestos farmacológicamente activos para ver cómo afectaban a la producción de NMNAT2 en las células cerebralesEn total consiguieron identificar 24 compuestos, destacándose la cafeína como el candidato más prometedor.
Para comprobar su efecto, administraron cafeína a ratones que habían sido modificados genéticamente para producir bajos niveles de NMNAT2. El resultado fue que los roedores comenzaron a producir la enzima a niveles comparables a los de ratones normales.

Beneficios del café para la salud

Otros compuestos que mostraron un gran potencial para aumentar la producción de esta enzima-escudo fueron: rolipram, ziprasidona, cantharidina, wortmannina y ácido retinoico. Asimismo, los investigadores identificaron 13 compuestos que reducen la producción de NMNAT2.

Los autores creen que estos hallazgos podrían ayudar al desarrollo de nuevos fármacos para la prevención de la enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Lou Gehrig.

“Este trabajo podría ayudar a avanzar en los esfuerzos para desarrollar medicamentos que aumenten los niveles de esta enzima en el cerebro, creando un bloqueo químico contra los efectos debilitantes de los trastornos neurodegenerativos”, comenta Hui Chen Lu, líder del trabajo.

El estudio ha sido publicado en la revista Scientific Reports.