Dos jóvenes murieron por la represión del régimen chavista durante el Gran Plantón

0
146

Dos nuevas víctimas se lamentan este lunes en Venezuela. Luis Alviarez, de 17 años, murió mientras se manifestaba en Palmira, municipio Guásimo, en el estado Táchira, y Diego Hernández, de 33 años, fue asesinado durante las protestas en la localidad de Capacho, también en Táchira.

Ambas muertes ocurrieron en el marco de la protesta conocida como Gran Plantón contra el régimen de Nicolás Maduro y elevan a 52 el número de víctimas de la represión chavista desde el comienzo de las protestas a principios de abril.

Alviarez fue víctima de la brutal represión de las fuerzas chavistas y falleció tras recibir un impacto de proyectil en el pecho.

Luis Alviarez tenía 17 años

Luis Alviarez tenía 17 años

Su deceso fue confirmado por el defensor del pueblo, Tarek William Saab, a través de su cuenta de Twitter.

“Nos comunicamos con el gobernador y demás autoridades competentes para solicitar la exhaustiva investigación de este terrible hecho”, publicó el dirigente chavista.

Más tarde, el diputado opositor Juan Requesens confirmó la muerte de Hernández, presuntamente por un disparo de la Policía Nacional Bolivariana.

Por otra parte, la periodista venezolana Lorena Evelyn Arráiz dijo en Twitter, en un mensaje compartido por el líder opositor Henrique Capriles, que Hernández no participaba en la protesta.

El documento de identidad de Diego Hernández

El documento de identidad de Diego Hernández

También, en las redes se difundió un impactante video del momento de la muerte del joven.

En una nueva jornada de violencia y represión de las fuerzas del régimen, en Táchira este lunes se reportaron además otros dos heridos. Uno de ellos sería el dirigente juvenil de Acción Democrática Wilmer Arévalo, de 22 años.

La oposición venezolana llamó este lunes a realizar un Gran Plantón nacional en todos los estados del país. El objetivo era que la protesta se extendiera por 12 horas.

La manifestación comenzó a las 7 de la mañana (11 GMT) en 17 puntos de concentración diferentes. De allí, según lo planificado, los manifestantes comenzaron a marchar en la capital, bajo el lema “No más dictadura”.