Corea del Sur advirtió que el programa de misiles de Kim Jong-un avanza más rápido que lo previsto

0
272

El gobierno de Corea del Sur encendió nuevas alarmas sobre el programa norcoreano de misiles, al asegurar que la iniciativa avanza más rápido que lo previsto, según declaró el martes el ministro de Defensa, horas después de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas exigió a Pyongyang detener sus ensayos nucleares y de misiles balísticos y condenó un lanzamiento de prueba del domingo.

Corea del Norte, que ha rechazado todos los llamados para que frene sus programas de armamento, incluso de su principal aliado, China, ha estado trabajando en un misil que pueda transportar una ojiva nuclear y sea capaz de alcanzar la parte continental de Estados Unidos.

A su vez, la Casa Blanca ha exigido que el régimen de Kim Jong-un detenga inmediatamente las provocaciones y advirtió que la “era de la paciencia estratégica” ha terminado. El embajador de Estados Unidos para el Desarme, Robert Wood, dijo el martes que la presión de China es clave y que Beijing podría hacer más.

Kim siguió con atención la prueba del misil (KCNA vía Reuters)

Kim siguió con atención la prueba del misil (KCNA vía Reuters)

El ministro de Defensa de Corea del Sur, Han Min-koo, dijo al Parlamento que el lanzamiento de prueba del domingo fue “exitoso en vuelo”. Cuando se le preguntó si el programa de misiles de Corea del Norte se estaba desarrollando más rápido de lo que había previsto Seúl, respondió afirmativamente.

Se considera un IRBM (misil balístico de alcance intermedio) de calibre mejorado en comparación con los misiles Musudan que han fallado continuamente“, dijo, refiriéndose a un tipo de misil diseñado para viajar entre 3.000 y 4.000 kilómetros.

La agencia de noticias norcoreana KCNA dijo que el lanzamiento del domingo probó su capacidad para llevar una “cabeza nuclear pesada de gran escala”. Su embajador en China dijo el lunes en Beijing que continuaría con tales lanzamientos de pruebas “en cualquier momento, en cualquier lugar”. El misil voló 787 kilómetros en una trayectoria que alcanzó una altitud de 2.111,5 kilómetros, dijo KCNA.

Según Jeffrey Lewis, del Middlebury Institute of International Studies, con sede en Estados Unidos, “se trata del misil de mayor alcance jamás probado por Corea del Norte“.

El ingeniero aeroespacial John Schilling, citado por el sitio especializado 38 North, estimó que el cohete parece pertenecer a la categoría intermedia de misil balístico, “capaz de atacar certeramente a la base norteamericana de Guam” en el Pacífico.

“Y, lo que es más importante”, agregó, “representa un avance sustancial hacia el desarrollo de un misil balístico intercontinental (ICBM)“.