Cierra con una defensa de la globalización en la región El “Davos Asiático”

En la clausura del foro, considerado como el “Davos asiático”, se anunció una iniciativa en la que se solicita a los países del continente que “mantengan su compromiso en favor de mercados abiertos, un crecimiento inclusivo y la cooperación económica”.

0
178

PEKIN.- El Foro de Boao, una de las principales conferencias económicas de Asia, se clausuró hoy en esa ciudad del sur de China con una llamada al mantenimiento de la globalización en el continente, frente a las tendencias proteccionistas que se viven en otras latitudes, destacó la agencia oficial Xinhua.

La iniciativa, señaló Xinhua, quiere responder a las presiones que sufre el crecimiento global y el aumento del proteccionismo, una coyuntura en la que se pide a las economías de Asia que acometan reformas políticas para resolver los problemas que también ha generado la globalización.

El documento indica al respecto que deben adoptarse políticas “para asegurar que los beneficios (de la globalización económica) sean compartidos más ampliamente” por toda la sociedad, y han de reformarse los mecanismos multilaterales de comercio e inversión con el fin de rechazar el proteccionismo.

La iniciativa también pide a organismos internacionales como el Foro de Cooperación Asia-Pacífico, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o la Organización Mundial del Comercio que trabajen juntos para lograr modelos más abiertos, inclusivos, justos y equitativos.

En la sesión plenaria del foro, celebrada el sábado, el viceprimer ministro chino, Zhang Gaoli, prometió que China invertirá en el exterior 750.000 millones de dólares en los próximos cinco años.

Frente a unos mercados más cerrados al exterior que parecen propugnar fenómenos como la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EEUU o el brexit en Europa, China está empeñada en llevar a cabo un ambicioso plan de infraestructuras en Eurasia y otras regiones del mundo, bajo el lema de las “Nuevas Rutas de la Seda”.

Zhang subrayó además que “las grandes naciones no deben dañar el equilibrio estratégico para lograr beneficios egoístas”, y en lugar de ello “deben reconocer su responsabilidad en la paz mundial y jugar un papel constructivo en los asuntos internacionales”.