Alemania pide ayuda a sus socios europeos para detener a extremistas del G20

“Estamos analizando muchas fotografías y vídeos para identificar a los autores. En este punto también dependemos de la ayuda de nuestros socios internacionales”

0
110
Heiko Maas/EFE
Heiko Maas/EFE

BERLÍN.- El ministro alemán de Justicia, Heiko Maas, ha enviado una carta a sus colegas europeos para solicitarles su colaboración en la identificación y detención de los extremistas violentos que protagonizaron disturbios en Hamburgo durante la cumbre del G20, informó hoy el grupo de medios Funke.

En su misiva, el ministro pide que se tramiten “con celeridad” las comisiones rogatorias” que enviarán las autoridades alemanas y se ejecuten las órdenes europeas de detención que tienen previsto dictar.

“Estamos analizando muchas fotografías y vídeos para identificar a los autores. En este punto también dependemos de la ayuda de nuestros socios internacionales”, señala Maas.

Un juzgado de primera instancia de Hamburgo ordenó ayer prisión preventiva para un total de 51 personas acusadas de participar en los desórdenes ocurridos durante la cumbre del G20, que se celebró el viernes y el sábado pasado en la ciudad portuaria.

Según la Fiscalía, la mayoría de los detenidos durante los disturbios, en los que resultaron heridos cerca de 500 agentes de policía, fueron hombres menores de 30 años.

Además de numerosos alemanes, había franceses, italianos, españoles, rusos, holandeses, suizos y austríacos, “turistas de la violencia”, en palabras del ministro del Interior, Thomas de Maizière.

El ministro denunció ayer la existencia de un vandalismo “organizado, preparado y orquestado” durante la cumbre y consideró que quienes lo protagonizaron son “despreciables extremistas violentos, como lo son los neonazis o los terroristas islamistas”.

Los cargos que se imputan a los detenidos van desde perturbación del orden público, hasta intento de asesinato -en un caso-, pasando por lesiones personales, daños en propiedades ajenas y resistencia a la autoridad.

Cortesía Agencia EFE